Comunícate con nosotros

Sampacho

Osvaldo Leone y sus 25 años de sacerdocio

El párroco del Santuario de La Consolata de Sampacho habló tras cumplir un especial aniversario como sacerdote. Habló de sus inicios y de la localidad en la que se desempeña desde hace más de ocho años.

Osvaldo Leone, el párroco del Santuario de La Consolata de Sampacho, celebra sus 25 años de sacerdocio. En este nuevo y especial aniversario por el número, el Padre habló de sus inicios y de la localidad en la que se desempeña desde hace más de ocho años. “El 12 de octubre de 1996 fui ordenado Sacerdote y yo pedí que me ordenaran en la localidad de Villa Huidobro que yo estaba ahí, había llegado hacía un par de meses. El Obispo aceptó que la celebración fuese en Villa Huidobro siendo yo nativo de Río Cuarto. Estuve en Villa Huidobo doce años, después cinco años en las obras misionales pontificias como Director Nacional, una tarea de animación misionera en todo el país, y después fui destinado ya volviendo a la diócesis a Sampacho, aquí en el Santuario de La Consolata hace ya ocho años y medio”, contó.

“Ayer estuve en Villa Huidobro que celebré la Misa y compartí con la gente de la comunidad con quienes hemos trabajado tanto, y ahora el 24 de octubre voy a celebrar la Misa de acción de gracia aquí en Sampacho”, agregó sobre las celebraciones por su aniversario.

Escucha al Padre Osvaldo Leone

Sobre lo que significa ser párroco, dijo: “Respondiendo a un llamado que uno siente y es de Dios. La vocación es de Dios y uno responde. Uno cree y confía que esto es de Dios. Y uno se debe a la gente, al pueblo de Dios. Tratar de servir, de estar dispuesto para tantas necesidades. Necesidades de todos los órdenes, espirituales, materiales. Uno tiene que estar dispuesto y allí está la misión como sacerdote y como párroco también”.


“No es cualquier lugar y lo digo porque se vive y se siente. Se vive la fe y la religiosidad de la gente, de los habitantes de Sampacho y de los hijos de este pueblo”


Con ocho años y medio de servicio en Sampacho, el Padre Osvaldo habló de lo que significa La Consolata para la localidad. “No es cualquier lugar y lo digo porque se vive y se siente. Se vive la fe y la religiosidad de la gente, de los habitantes de Sampacho y de los hijos de este pueblo. Yo distingo entre la religiosidad y lo que es se practicante. Yo creo que el pueblo de Sampacho es religioso, aunque no sea practicante. Ser religioso es el respeto por lo sagrado, por Dios, por la Virgen. Y aman profundamente a La Consolata, la llevan en su corazón y a mí me enriquece y me llena de ver gestos concretos y puntuales. el amor de la gente del pueblo a mí me ha edificado y me enriquece.

Ver los jóvenes, los jugadores cuando ganan un campeonato de fútbol, o de hockey, de básquet y vienen a entregarle el trofeo a La Consolata. Todos los festejos se hacen frente al Santuario. Hablar de Sampacho es hablar de La Consolata. Y decir La Consolata es decir Sampacho.”

Haz click para agregar un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

eighteen − thirteen =

Publicidad

Facebook

Más en Sampacho